El Método 7: Asertividad o cómo marcar límites


En la primera entrega de “El Método” de 2018 hemos tratado el tema de la asertividad.

La asertividad es la habilidad para ser claros, francos y directos, diciendo lo que se quiere decir, sin herir los sentimientos de los demás, sólo defendiendo nuestros derechos como personas.

¿Cuántas veces acabamos haciendo algo que no deseamos hacer por miedo a decir “no”? ¿Cuántas veces hemos cedido a los chantajes emocionales de personas con pocos escrúpulos? ¿Por qué nos cuesta tanto marcar los límites?

Normalmente no conseguimos comportarnos con asertividad por miedo, un miedo irracional. Paso a enumerarlos:

 1. Miedo a dañar nuestra reputación.
En ocasiones tememos de manera desmedida no cubrir las expectativas que los demás tienen de nosotros y no queremos ser considerados egoístas.

2. Miedo a perder los afectos.
Es muy frecuente que sintamos que si no hacemos todo lo que nos pide un ser querido, nuestra pareja, un compañero de trabajo… acabemos perdiendo su afecto.

3. Miedo a represalias.
Por ejemplo, miedo a perder un trabajo o miedo a sufrir acoso laboral.

En mi experiencia personal y profesional he podido comprobar como cada vez que alguien comienza a marcar límites lo único que obtiene es un mayor respeto por las personas de su entorno. Siempre y cuando, claro está, verbalicemos correctamente nuestro parecer.

El discurso que hemos de articular a la hora de hacer saber a alguien que límites no debe sobrepasar con nosotros ha de ser: claro, concreto y sin ambigüedades, expresado con un tono un una postura de seguridad, sin necesidad de incluir justificaciones y sobre todo, con el máximo respeto y educación. De esta manera nadie podrá reprocharte nada, y si lo hace… quizá esta persona es un chantajista emocional de manual. ¿Te interesa esa relación?

Para ampliar información puedes escuchar el audio de este mismo post o leer también uno de mis artículos antiguos donde hablo de “los derechos asertivos”. ¡Pincha aquí y comienza a ser más asertivo hoy!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *