El Método 10: Creencias limitantes “Superación”


En la anterior entrega de “El Método” hablábamos sobre el origen de las creencias limitantes. En esta ocasión¡ vamos a comenzar a superarlas!

¿Conoces La Fábula de Sócrates?

Un día un discípulo se Sócrates se acercó y le dijo y le dijo:

—Maestro, ¿sabes lo que escuché acerca de tu amigo?

—Espera un minuto —replico Socrates—. Antes de decirme nada, quisiera que pasaras la prueba de los 3 filtros a lo que vas a decirme.

—¿Los tres filtros?

— Primero el filtro de la verdad. ¿Estas absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?

—No, realmente sólo escuche sobre eso y….

– Ahora permite aplicar el segundo filtro, el filtro de la bondad, ¿Es algo bueno lo que vas a decir de mi amigo?

—No, por el contrarió….

—Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estas seguro de que sea cierto… Pero podría querer escucharlo porque queda un último filtro: el filtro de la utilidad. ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?

—No, la verdad es que no…

—Bien —concluyo Socrates—, si lo que deseas decirme no es cierto, no bueno y no  es útil ¿Para qué querría saberlo?

¿Por qué te he contado esta fábula?

He pensado que podríamos usar los mismos filtros para cuestionar nuestras creencias limitantes. Piensa en una creencia limitante que hayas detectado y te esté fastidiando. Trata de reflexionar sobre las cuestiones que te planteo:

Primer filtro: VERDAD

  • ¿Es siempre e incuestionablemente cierta esta creencia?
  • Piensa en, al menos tres ejemplos en los que no se haya cumplido esa creencia.
  • ¿Podemos decir entonces que esa creencia no es cierta en muchísimas ocasiones?

Segundo filtro: BONDAD

  • Escribe qué consecuencias positivas ha tenido y tiene en tu vida vivir con esta creencia?

Tercer filtro: UTILIDAD

  • Todo lo que hacemos (consciente o inconscientemente) tiene una utilidad. ¿Cuál es la utilidad que tiene para ti vivir con esta creencia? ¿De qué te protege? ¿Qué te proporciona?+

Ejemplo: en el caso de la creencia que usamos como ejemplo en el podcast que acompaña a este artículo “quiero cambiar de sector profesional pero nadie me contratará porque no tengo experiencia”, quizá utilizarla nos proteja del miedo al fracaso, de aplicar a un trabajo y que no me llamen, de ir a una entrevista y sentirme en desventaja, de sentirme juzgado por querer cambiar mi estabilidad por una nueva aventura…

Por último hemos de formular una nueva creencia en positivo que elimine esta barrera.

  • Quizá en este caso sería: “estoy seguro de que habría muchas empresas que sí estarían interesadas en darme una oportunidad”.
  • La pregunta es ¿Qué hago para encontrarlas? Es decir, diseñar un plan de acción.

Ahora, con esta nueva perspectiva hemos salido del bloqueo, hemos sido honestos con nosotros mismos y hemos reconocido que sí hay algo que podamos hacer. Buscar la estrategia es tema para otro post, pero en este punto, al menos, ya hemos asumido la responsabilidad de que es nuestra inacción lo que nos tenía paralizados.

1 comentario
  1. Ana
    Ana Dice:

    Es maravilloso cuando desmontas todas tus creencias limitantes y empiezas a crear las tuyas propias, las que te sirven ahora en este momento. Es una gran liberación. Te felicito por tu labor acompañando a personas en este proceso. Un abrazo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *