Entradas

El Método 12: Amor sano

Hoy, como no podía ser de otra manera, en El Método de Onda Cero hemos hablado del amor. Lejos del consumismo propio de la fecha, cualquier excusa me parece buena para recordar lo cómo podemos asegurarnos de que nuestra relación sentimental sigue viento en popa.

Si estás pensando «bah, yo paso de parejas, el amor no es para mi», no te hagas el/la duro/a conmigo. Todos queremos amar y ser amados.

Voy a contarte lo que en mi opinión son…

Las claves del amor feliz

1. Amar desde la libertad
Tu pareja no es tu propiedad. El único amor verdadero es el de la persona que, pudiendo elegir libremente con quién estar, elige estar contigo. Ni chantajes emocionales, ni atrapados por la hipoteca, ni vamos a hacerlo por los niños. Si no es libre, no es amor.

2. Comunicación
¿Eres de las personas que está esperando que su pareja adivine lo que piensa, siente y quiere? ¿Cualquier cosa que haga tu pareja no cuenta si no «sale de el/lla»? Si es así, te estás quedando muy antiguo/a. Deja de pensar que todo el mundo tiene que leernos la mente y ¡expresate! La comunicación es la base de cualquier relación interpersonal.

3. Tiempo de calidad juntos
Sí, yo también amo la combinación churri+sofá+manta+Netflix, pero es muy importante crear una galería de recuerdos que tengan un alto impacto emocional con nuestras parejas. Una escapada a Paris, un restaurante chulo, una actividad deportiva en pareja… Estas actividades refuerzan los lazos. Son el Instagram emocional, que cuando lo miras te hace suspirar de amor.

4. Cuida las relaciones sexuales
Cuando convives y sabes que puedes tener sexo cuando quieras, que ya no hay que buscar el momento porque somos adultos y tenemos nuestra propia casa, acabamos teniendo sexo… ¿nunca? Si no lo haces por amor, hazlo por la oxitocina, que es una hormona que además de darnos mucho gustito, afianza los lazos con nuestra pareja.

5. Cuida el respeto y preserva la admiración
Es fácil dejar de admirar a alguien cuando lo admirable se vuelve cotidiano. Sí, hasta un Premio Nobel se puede divorciar. No caigas en la trampa de dejar de valorar lo que te enamoró de tu pareja porque se ha vuelto parte de tu paisaje.

Recuerda en definitiva que, aunque el tiempo en pareja nos puede dar sensación de seguridad, la persona que tienes al lado es libre de irse cuando quiera, y que la mejor manera de retener a alguien a tu lado es ser siempre la mejor compañía.

¡Escucha el podcast que acompaña este artículo para escuchar más sobre el amor!

 

 

Cómo superar una ruptura sentimental en el menor tiempo posible

¿Tu novia te ha dejado? ¿Has roto con tu chico? ¿Sientes que el mundo se acaba y que no vas a poder superar este momento? ¡Qué no cunda el pánico! Lo vas a superar. Morir de amor ya no está de moda. Este es mi decálogo para conseguir que el trago dure lo menos posible y salgas de él siendo una persona totalmente renovada/o. Que una ruptura sentimental sea un drama o un nuevo comienzo depende sólo de tí. 

Puedes leer el artículo, escuchar el audio, o mejor, ¡las dos cosas!

1. Relativiza

Analiza la situación con un poco de perspectiva. Romper con una pareja no es comparable a una enfermedad grave, el fallecimiento de un ser querido o cualquier otra desgracia. Un ruptura es un punto en que dos personas deciden tomar caminos separados, nada más (y nada menos). Mientras lees estas líneas hay miles de parejas que están rompiendo en todo el mundo. Vamos, que no es un acontecimiento tan importante como queremos creer. Hay pérdidas mucho más dramáticas que el cambio de estado civil, así que empieza aplicándote el “menos dramas”.

2. No busques culpable

Por alguna oscura razón tendemos a necesitar culpar a una de las dos partes de una ruptura, y yo me pregunto ¿para qué? Si nadie considera que enamorarse es un acto heroico, ¿por qué tenemos que considerar que dejar de querer a alguien nos convierte en seres despreciables? En mi opinión culpar a tu ex de vuestra ruptura no cambia nada, sólo te otorga el papel de víctima, que, quizá te guste, pero ya te digo yo que acaba cansando y no trae nada bueno. El hecho es que, con culpables o sin ellos, has de asumir que tu vida ha cambiado, y como aún no sabes si es para mejor o peor, ¿por qué no te dejas de reproches?

3. Asume que quizá el amor no dure para siempre

Esta cosa rara a la que llamamos amor obedece a factores muy dispares: antropológicos, físicos, químicos, educacionales, culturales… Lo que si podemos dar por cierto es que a veces no dura para siempre (por decirlo de una manera suave, porque el hecho es que son cada vez menos los casos en que así es). Pero ¿un amor que dura 5 años y ha sido genial, es menos amor que uno que dura 50? Quizá deberíamos todos empezar a aceptar que el amor sólo es eterno mientras dura. Sí, lo sé, él/ella te prometió que te querría siempre y ahora le reprochas que no ha cumplido su promesa. ¿Te mintió? ¡No! simplemente ha dejado de sentirlo y, confiésalo, a ti también te ha pasado, o ¿a caso sigues amando locamente a tu novio/a de la guardería?

4. Has una lista de cosas buenas

Nuestro cerebro que a veces parece diseñado para hacernos la puñeta hace una cosa curiosa: cuando has dejado de querer a alguien y piensas en romper, sólo te vienen a la cabeza todas las cosas malas que tiene ese alguien, pero cuando lo dejas o te dejan, ¡zás! sólo te acuerdas de lo bueno. En este punto es importante no confundir amor con apego, costumbre, miedo o películas de Hollywood. La solución: por muy enamorado que estés, escribe una lista de todas las cosas buenas que tiene tu nueva situación de soltería; desde las más insignificantes a las más trascendentes, desde que ahora tienes toda la cama para tí, hasta que ya no tienes que sufrir sus cambios constantes de humor… Todo lo que se te ocurra.

5. Aprende a disfrutar de tu soledad

Sentarte en una terraza a tomar un café con la única compañía de tu smartphone y sin tener que darle conversación a nadie, en soledad con tus pensamientos, puede ser un auténtico placer. Ir solo al cine, a la playa, a un viaje…, son cosas que deberíamos hacer más. En la vorágine de la vida cotidiana, llena de compromisos, es difícil encontrar momentos para tener conversaciones con uno mismo. ¿Te da miedo que te vean solo comiendo un menú en un bar y piensen cosas raras de ti? ¿En serio aún te importa tanto la opinión de unos desconocidos?

6. Socializa

En el momento de una ruptura es habitual pensar que ya no vamos a “encontrar” a nadie nunca más, que ya se nos ha pasado el arroz, que el mercado está “mu mal”. Te digo algo: las calles están llenas de gente, y sólo por estadística, al menos la mitad es gente estupenda. No te quedes en casa, no te aísles, socializa, conoce a gente, vete a fiestas… Quizá no te enamores enseguida pero seguro que es enriquecedor nutrirse de la compañía de gente nueva e interesante. Sí, también vas a toparte con mucho idiota, pero no dejemos que esta posibilidad pese más que la de conocer a alguien especial.

7. Haz planes de futuro

Piensa en todas las cosas que has querido hacer y no has hecho o por falta de tiempo o por falta de motivación. Haz una lista de las que más te ilusionen. Ir con tus sobrinos a Disneyland París, montar una tienda on-line de jabones naturales, comprarte una moto… Lo que sea que te haga sentir que hay mucho que disfrutar en el horizonte. No hay nada que motive más que tener sueños por cumplir.

8. Re-decora tu casa

¿Lo que era vuestro nidito de amor es ahora tu piso de soltero/a? Es el momento de perder de vista el horrible cuadro de punto de cruz de tu ex-suegra y reemplazarlo por una lámina de Mr. Wonderful, de redistribuir los muebles de tu dormitorio o de cambiar cortinas y cojines. Has de hacer que el espacio sea tuyo, que te represente y que marque un nuevo comienzo. Ni que decir tiene que has de quitar de la vista todos los recuerdos sentimentales de tu relación con tu ex (faltaría más).

9. Cuida tu salud y tu aspecto

Después de una ruptura puede suceder que (A:) te des cuenta de que por aquello de que ya estabas fuera del mercado te has descuidado y has descuidado tu aspecto más allá de lo recomendable o (B:) que, aunque no sea así, el simple hecho de haber roto tu relación ha minado tu autoestima. En cualquier caso ¡empieza a cuidarte! Ahora solo tienes que cocinar para ti y tienes más tiempo para hacer ejercicio. No tienes excusas. La autoestima también se conquista desde fuera y si poco a poco consigues que tu espejo te devuelva una imagen que te agrada, tu estado de ánimo lo agradecerá. No, no te estoy diciendo que te pongas buenorro/a para que ahora tu ex sepa lo que se perdió, te estoy diciendo que te encargues de gustarte más a ti mismo. Un estilo de pelo totalmente diferente también ayuda mucho.

10. Crea una banda sonora para esta nueva etapa

La música es un potente modulador el estado de ánimo. Mi recomendación es que te hagas una lista de canciones que te pongan de bueno humor, a ser posible, canciones nuevas que no te recuerden ninguna etapa anterior. A evitar: baladas descarnadas, coplas desgarradoras y cosas por el estilo. Canciones motivadoras de esas que te hacen mover los pies cuando vas sentado en el metro. Ve con tu nueva banda sonora a todas partes.

En conclusión: aunque a veces nos gusta decir eso de “tu y yo somos uno”, la realidad es que una pareja está formada por dos personas diferentes que un día deciden compartir vida y proyectos. Puede suceder que esas personas decidan dejar de caminar juntas, pero esto no es el fin del mundo.

Puedes encontrar más información sobre cómo superar una ruptura sentimental en este interesante artículo