Entradas

El Método 6: Hábitos poderosos

Hoy en «El Método» de Onda Cero hemos hablado de qué son y cómo podemos crear hábitos poderosos.

Hábitos son comportamientos repetidos regularmente, que requieren de un pequeño o ningún raciocinio y son aprendidos, más que innatos. Los hábitos se forman y operan de manera separada a la parte responsable de nuestra memoria, lo que quiere decir que a penas nos requiere esfuerzo ejecutarlos. Es aquí donde radica su valor. Si consigo incorporar todos los hábitos que me proporcionarán tener el estilo de vida que deseo, lo lograré sin aplicar una gran gasto de energía.

El conjunto de nuestros hábitos forma nuestro estilo de vida.

Cambio radical de vida Vs. nuevo estilo de vida

En muchas ocasiones llegamos a un punto en que nos decimos «no puedo seguir así» y nos proponemos un montón de objetivos a cumplir en un breve espacio de tiempo. «A partir de hoy, todos los días al gimnasio», «no tomaré alcohol nunca más», «llamaré a mi madre todos los días», «escribiré un libro la semana que viene…»

Estos planteamientos son muy positivos, desde luego, pero requieren de un gran golpe de motivación mantenido durante un tiempo. Este puede ser el problema. Hay personas que logran mantener esta motivación el tiempo suficiente como para lograr sus objetivos, pero la mayoría de nosotros, abandonaremos antes de lograr nuestras metas.

La incorporación de hábitos enfocados a la consecución de las mismas metas, pero sin poner tanto el foco en la fecha de cumplimiento de las mismas, es una manera mucho más realista y efectiva de lograrlas. El objetivo es lograr incorporar hábitos de una manera paulatina hasta lograr que no nos requieran gran esfuerzo.

¿Por dónde empezamos?

Te sugiero que te hagas estas dos preguntas:

· ¿Tu estilo de vida te acerca a tus objetivos?
· ¿Qué hábitos debería incorporar en mi vida para ser la persona que quiero ser?

Para poder responder a esta última pregunta estaría bien hacer una lista de todos los objetivos que quiero lograr. Luego escribir al lado de cada objetivo a qué propósito/s obedece cada uno de estos objetivos (echa un vistazo a mi artículo sobre los propósitos). Es momento entonces de empezar a crear la lista de los hábitos que harán posible la consecución de los objetivos de la lista.

Una vez que tengas tu lista de hábitos te sugiero las siguientes recomendaciones.

  1. Elige el momento adecuado para comenzar y hazlo de manera progresiva. Por ejemplo, si quiero ir al gimnasio 4 veces por semana, lo recomendable es acudir una vez la primera semana, dos veces la segunda… etc. Así hasta lograr la frecuencia deseada.
  2. No es necesario comenzar con todos los hábitos a la vez. Quizá sea mejor incorporar un segundo hábito cuando el primero ya no nos supone a penas esfuerzo.
  3. Modera tus expectativas y no estés pendiente de los resultados. Por ejemplo si tu objetivo es alcanzar un determinado peso corporal, no te peses muy frecuentemente. Quizá una vez al mes sea suficiente.
  4. Ten claro a qué propósito obedece este hábito que estás incorporando, sobre todo en momentos en que puedas flaquear.
  5. Permítete fallar. No te castigues si no cumples tu programa a rajatabla. Tropezar no implica que no has caminado, sólo que has de volver a levantarte para continuar.
  6. ¡Celebra cada éxito! Es inportantísimo valorar los logros para mantener la motivación y que tu subconsciente asimile que lo estás haciendo bien.
  7. Por último te recomendaría llevar un diario donde anotar la frecuencia y comentarios respecto a tus hábitos. Esto hará que puedas evaluar tu progreso de manera más tangible.

Ahora que conoces una mejor manera de proponerte un cambio de vida para el año que se acerca… ¿Qué hábitos te propondrás para 2019?

 

¿Funciona realmente el Coaching?

No en pocas ocasiones he escuchado decir algo como «yo no creo en el coaching». Me quedo con cara de memo, claro, porque el coaching no es una religión, no es una corriente espiritual (en contra de lo que muchos pueden pensar)… El Coaching es una metodología, es psicología aplicada a la consecución de objetivos. Decir «no creo en el coaching» es como decir «no creo en el pilates». No tiene sentido. No es una cuestión de fe en ningún caso.

Otra cosa es que consideres el el Coaching es lo que necesitas para hacer ese cambio que anhelas en tu vida, que pienses que es lo que más te apetezca o funcione a ti. Esto no lo discuto. De hecho, tiendo a rechazar clientes que no tienen muy claro que el Coaching les pueda ayudar, porque una premisa fundamental de esta disciplina es que quien lo contrata ha de tener claro que desea emprender ese camino.

Claro está que un factor fundamental para tomar esta decisión pasa por tener claro en qué consiste y qué va a obtener un cliente de coaching. Para aportar un poco de luz a este respecto he tomado prestada la siguiente información de una infografía que los chicos de Life Coach Spotter han realizado basándose en datos de la ICF, y que puedes ver en su versión en inglés en este artículo de Lifehack. ¿Qué te da pereza leerlo en inglés?, no sufras que aquí te transcribo la información más relevante.

Resultados tras contratar a un coach personal

Respecto al nivel de satisfacción de los clientes de Coaching los datos de la ICF son abrumadores:

  • El 99% de los clientes que contratan un coach se declaran satisfechos, y de ellos el 96% repite la experiencia y vuelve a usar los servicios de un coach.

En cuanto a los beneficios que obtienen, esto es lo que declaran:

  • El 80% mejora su autoestima.
  • El 73% mejora sus relaciones personales.
  • El 72% mejora sus habilidades comunicativas.
  • El 67% mejora su conciliación labora.

No está mal ¿eh?

El Coaching incrementa la productividad

En términos profesionales, donde el Coaching tiene quizá más tradición, la información de la ICF muestra los siguientes resultados:

  • El 70% mejora su desempeño laboral.
  • El 61% mejora la gestión de su negocio.
  • El 57% mejora la gestión de su tiempo.
  • El 51% mejora la productividad de su equipo de trabajo.

Además el 86% de las empresas que han contratado un coach manifiestan que como mínimo han recuperado el 100% de su inversión.

Por qué motivo se contrata a un coach

En cuanto a los motivos por los cuales una persona llega a contratar los servicios de un coach, los datos dicen que:

  • El 64% de los clientes busca alcanzar sus metas y ser exitoso.
  • El 51% quiere encontrar la felicidad.
  • El 48% desea descubrir su propósito de vida.
  • El 44% aspiran a hacer lo que aman.
  • El 43% anhelan cambiar de profesión.
  • El 39% busca mejorar su autoestima.

Después de conocer estos datos me siento aún más feliz y orgulloso de ejercer esta profesión y saber que participo y he participado en la mejora de vida de un montón de personas. ¿Puede haber algo más satisfactorio?