Entradas

El Método 5: El poder del optimismo


El optimismo es el tema central del quinto capítulo de «El Método» donde trato junto a Mónica Gúnther asuntos relacionados con el desarrollo personal.

El optimismo está muy desprestigiado en los tiempos que corren. Parece que pensar y decir que todo es un asco es ser «muy realista» y el optimismo es propio de personas ilusas con la cabeza en las nubes.

Empiezo aclarando que el optimismo no implica no ver las adversidades de la vida, sino tener la capacidad de valorar qué podemos hacer para superarlas. Un optimista afronta los problemas enfocándose en las soluciones y cuando los problemas no tienen solución también hacen algo: cambiar la actitud, aceptar, adaptarse a vivir con esa circunstancia.

El optimismo cura

Tener una actitud mental positiva no sólo no es una frivolidad sino que tiene enormes beneficios. Según un estudio de la Universidad de Yale, quienes tienen una actitud positiva llegan a vivir 7,6 años más. El colectivo sanitario ya sabe que hay una relación directa entre la actitud de los enfermos y la efectividad de los tratamientos a los que se someten. 

Si este beneficio te parece poco, has de saber también que una buena actitud es una de las cualidades que más se valoran en una entrevista de trabajo. Los reclutadores ya saben que en un nuevo puesto un candidato tendrá cosas nuevas que aprender. La única manera de intuir que un nuevo empleado superará su periodo de adaptación es evaluando su actitud.

El decálogo de la persona optimista

Los acontecimientos diarios disparan de manera «automática» en nuestra mente pensamientos. Solemos pensar que tenemos poco control sobre estos pensamientos y nos equivocamos. ¿Quién decide lo que yo pienso? La base de la gestión emocional es tomar el control de nuestra mente y decidir primero cómo nos queremos sentir y después, qué necesitamos pensar para sentirnos así.

Os propongo este decálogo a modo de entrenamiento para comenzar a tener una actitud mental positiva.:

1. No juzgues nunca el día por el clima.

2. Ten grandes expectativas para cada día.

3. Protégete de los mensajes negativos (propios y ajenos).

4. Cambia la manera de saludar a los demás.

5. Escucha la música que te pone de buen humor.

6. Desarrolla una visión clara de tus metas.

7. No permitas que lo que está fuera de tu alcance, influya en tus decisiones.

8. No pierdas la inquietud por aprender cosas nuevas.

9. Resérvate un tiempo diario para hacer lo que te gusta.

10. Aprecia y agradece aquello que posees, tus experiencias, tus habilidades….

¿Ya te sientes mejor?

No quiero más dramas

Aún a riesgo de resultar cansino, retomo en este blog el tema de la música como modulador del estado de ánimo. Y es que hoy he escuchado por primera vez el último tema de Fangoria, y no he podido desengancharme de él. Pienso que hay canciones que en tres minutos resuelven más que muchas sesiones de psicoterapia, y ésta –Dramas y comedias– es una de ellas.

En los tiempos que corren tenemos que protegemos de la sobreexposición a las malas noticias que sin remisión nos ametrallan a diario. Pareciera que los que manejan el cotarro, no sólo quieren arrebatarnos cualquier atisbo de calidad de vida, sino que están decididos a no dejarnos sin las mínimas ganas de sonreír. Además cada vez encuentro más cierta la creencia de que la tristeza es adictiva.

Pues bien: comparto esta canción porque yo «tampoco quiero más dramas en mi vida» y porque mientras no nos quiten las ganas de soñar, de aspirar a más, no nos habrán quitado nada.

Luis ¡va por ti!

 

Dramas y Comedias (Fangoria)

No quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas.

Así que no me vengas con historias de celos, llantos y tragedias, no.

 

Y me llamas para lo de siempre, no te molestes, no me interesa ya.

Lo repito por si no lo entiendes, me cansa estar triste y no me compensa más.

He decidido enterrar el dolor y la pena, voy a olvidarme de los problemas.

 

No quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas.

Así que no me vengas con historias de celos, llantos y tragedias, no.

 

¿Que más da, si todo es mentira?

¿Que más da, deja que me ría?

¿Que más da, si al final el día…?

¿Que más da? Va a acabar igual.

 

Deja de quejarte sin descanso, es aburrido y ¿de qué sirve?

Piensa que el futuro sigue en blanco, que nada está escrito, que todo es posible.

He conseguido borrar de un plumazo las joyas y manías, ha sido fácil son tonterías.

 

No quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas.

Así que no me vengas con historias de celos, llantos y tragedias, no.

 

¿Que más da, si todo es mentira?

¿Que más da, deja que me ría?

¿Que más da, si al final el día…?

¿Que más da? Va a acabar igual.

 

No quiero más dramas en mi vida, solo comedias entretenidas.

Así que no me vengas con historias de celos, llantos y tragedias, no.

 

¿Que más da, si todo es mentira?

¿Que más da, deja que me ría?

¿Que más da, si al final el día…?

¿Que más da? Va a acabar igual.

 

No quiero más dramas en mi vida.